Leyéndole a mi hijo aprendo yo…

Leyéndole a mi hijo aprendo yo…

 

Algo que yo quisiera que fuera más acostumbrado en nuestra cultura es la lectura.  Especialmente en cuestión con nuestros hijos. 

Unos de los mejores momentos en mi día es después de haber bañado a mi hijo, cepillarle los dientes y ponerle sus pijamas, nos acostamos en su cama y leemos un libro.  El escoge lo que quiere – muchas veces es el mismo libro por un par de semanas (huy como enzorra, pero es para él) – y nosotros lo leemos.  En ese momento, todo lo demás no importa.  Los trastes en el fregadero, la ropa para guardar, todos los que-hacerse toman el lado y el enfoque es todo para nuestro momento juntos. El y yo y nuestra corta aventura (a veces es papi que va con él).  Es nuestro ritual que ayuda llevarlo a dormir sin protestas porque tuvo su tiempo a solas con papi o mami.
No tan solo es el tiempo para compartir y crear una union mas fuerte sino también el aprende lo importancia de la lectura y tomar el tiempo para leer.  Le hemos leído desde antes que cumpliera el año.  Empezamos con “Good Night Moon” (Buenas Noches Luna) .  Y a lo que pasaban las semanas, el reconocía mas y mas objetos en el libro.  Siempre recordare leyendo la parte sobre el globo rojo y el señalándolo en la pagina.    Ya noshemosgraduadode “Good Night Moon” a “Arthurs Birthday”, “Cars and Trucks and Things That Go”, “Busy Town Fire Station” y ahora “Harold and the Purple Crayon” (Harold y el Lapiz Color Morado).
Me encanta leerle un libro que yo disfrute como pequeña, es regresar a mi niñez por los ojos de mi hijo.  A lo que leemos el me enseña diferentes partes de los dibujos, o dice algo que yo no hubiese pensado.  Me hace reír y apreciar lo buen niño que es y en que se está convirtiendo.
Es increíble ver lo que esa mente tan joven se imagina.  Y es que son ojos nuevos que no están empañados con todos nuestros años de malas experiencias.  Es ver de nuevo un mundo lleno de posibilidad y que aunque el dragón es feo, no hay que tenerle miedo.
A mis amigos y familiares, saquen el tiempo para leerle a sus hijos y a los niños pequeños en sus vidas. Hagan la lectura con sus hijos parte de la cultura en SUS familias. 
Buenas noches.